La clase al revés. Del profesor relator al profesor facilitador

DSC_0037¿Por qué las dinámicas en el aula deben perpetuarse en el tiempo?. ¿Por qué no buscar nuevos métodos que faciliten que los alumnos aprendan por sí mismos con la colaboración del profesor?. ¿Por qué no romper con los atavismos que fijan al docente a la tarima, al libro de texto, a la pizarra digital, a las largas peroratas, como si fuese la única práctica docente válida? ¿Por qué no osar y darle la vuelta a las cosas?. La resolución de estos interrogantes son los que me han movido a interesarme por un concepto educativo que me parece sumamente sugerente: el flipped classroom o clase al revés. Un concepto que he descubierto a raíz de la práctica del tema 4 del curso de #EduPLEmooc, gracias entre otros, a la ilusión de los integrantes del grupo de trabajo iniciado por Olga Martín González @olgamargon en Google +, quienes han compartido información y experiencias propias, que hacen que el concepto sea más fácilmente comprensible.

Por lo que he leído en las aportaciones de los compañeros y lo que he encontrado en la red (muy interesante y clarificador fue el artículo del profesor del curso David Álvarez @balhisay titulado ¿Le damos la vuelta al aula?), la idea que sostiene el concepto de clase al revés, se basa en un cambio de paradigma en la figura del profesor, que deja de ser transmisor de información para convertirse en un facilitador del aprendizaje de sus alumnos. Los alumnos no llegan deberes para casa, sino contenidos facilitados por el profesor. El tiempo en el aula no se dedica fundamentalmente a explicar los temas, sino a realizar aquellas tareas que antes el alumno realizaba en casa, con el que el profesor tiene tiempo para trabajar de forma individualizada con sus alumnos. El material facilitado por el docente puede ser de elaboración propia o recopilado de la red.

Entiendo que esta forma de enseñar supone un reto, un estímulo y una oportunidad para el profesor, y ahí radica uno de sus principales atractivos. El docente tiene que comprometerse con lo que enseña, preparar o buscar recursos, tarea que requiere esfuerzo y dedicación, pero que a la postre resulta muy gratificante e instructiva (es una manera para obligarse a estar actualizado), sobre todo al ver el resultado con los alumnos y la vida en el aula, en la que la monotonía y la rutina pasan a mejor vida. Esta práctica también requiere un cambio de mentalidad en el alumnado, que puede ser muy beneficiosa, al abrirles la puerta al trabajo colaborativo y capacitarles para usar las nuevas herramientas tecnológicas para aprender. En el siguiente vídeo se explica visualmente lo apuntado:

Respecto a la información relativa al concepto de flipper classroom, una de las referencias más significativas es el proyecto The Flipped Classroom, desarrollado por docentes de nuestro país. Javier TourónMarta Torán y Fernando Trujillo, son tres buenas referencias para estar al día de información relevante sobre la enseñanza y el aprendizaje.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s