Unidad didáctica. Los riesgos del Sexting

FICHA DIDÁCTICA. LOS RIESGOS DEL SEXTING

El sexting o envío de imágenes o videos de contenido sexual producidos por el propio remitente y difundidos a través de la red, es una práctica inadecuada y peligrosa para los jóvenes por los problemas que se derivan de la pérdida de control del contenido enviado, produciendo situaciones de pérdida de autoestima, escarnio público, ansiedad, exclusión social, sextorsión o incluso abuso sexual.

OBJETIVOS

  • Conocer qué es el sexting y cuáles son sus modalidades.
  • Identificar los riesgos de la práctica del sexting.
  • Identificar las consecuencias de la práctica del sexting.
  • Dotar al alumno de las herramientas y conocimientos precisos para prevenir el sexting en sus diferentes modalidades.
  • Enseñar las estrategias y las medidas a adoptar por parte de los alumnos ante una situación de sexting.
  • Fomentar el sentido crítico de los alumnos y la responsabilidad personal en el uso de Internet y las redes sociales.
  • Propiciar cauces y espacios para el diálogo entre los alumnos para la resolución conjunta de problemas y situaciones de riesgo.

COMPETENCIAS

El desarrollo de esta unidad didáctica permitirá a los alumnos trabajar una serie de competencias básicas para el aprendizaje escolar, recogidas en la ley vigente:

  • Competencia en comunicación lingüística. Los alumnos conocerán el lenguaje relacionado con el sexting, de modo que puedan comprender y expresar, de manera oral y por escrito, no sólo en qué consiste esta práctica de riesgo, sino sus emociones, pensamientos, conductas, opiniones.
  •  Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología. Los alumnos adquirirán los conocimientos y la destreza necesaria para el uso responsable y crítico de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación.
  •  Competencia digital. Los alumnos aprenderán a tratar la información que reciben sobre el sexting a través de los distintos medios digitales de un modo crítico. También aprenderán a compartir la información y contenidos que reciben de un modo adecuado y responsable. De igual modo, el alumno adquirirá los conocimientos necesarios para protegerse de los riesgos que entraña el uso inadecuado de la red y los riesgos que ello implica.
  •  Competencia aprender a aprender. Los alumnos adquirirán las estrategias precisas para que puedan ser partícipes de su propio aprendizaje, para aprender de forma autónoma, en contextos y situaciones diferentes.
  • Competencias sociales y cívicas. A través de esta unidad, los alumnos adquirirán destrezas para actuar críticamente con el entorno que les rodea, siendo capaces de anticipar las consecuencias de actuaciones o conductas de riesgo como el sexting. Igualmente, la unidad permitirá adquirir pautas para distinguir entre conductas aceptadas socialmente y conductas que no se pueden aceptar desde un punto de vista ético, y fomentará la empatía con las víctimas.
  • Competencia en sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor. Los alumnos podrán sentirse partícipes e implicarse en la realización de las tareas propuestas para abordar el tema del sexting, y participar en la evaluación de las mismas.
  • Competencia en conciencia y expresiones culturales. A través de esta unidad dedicada al sexting, los alumnos tomarán conciencia de la importancia del uso adecuado de Internet y de las redes sociales, de la importancia del respeto a los demás y de la capacidad de empatía, fundamental para evitar la difusión del sexting.

CONTENIDOS

Conceptuales

  • Conocimiento del concepto de sexting y de cuáles son las causas que mueven a su práctica.
  • Evaluación de los riesgos que entraña el sexting.
  • Consecuencias de la práctica del sexting.

Procedimentales

  • Identificación de las causas del sexting.
  • Pautas de actuación ante una situación de sexting.
  • Identificación de las consecuencias.

Actitudinales

  •  Crítica y denuncia ante la práctica del sexting.
  • Empatía hacia las víctimas.
  • Uso seguro y adecuado de Internet y de las redes sociales.

METODOLOGÍA

La unidad didáctica se presentará en dos sesiones de 50 minutos. La metodología a seguir será dinámica, flexible, participativa e inclusiva, pues se busca la implicación de todos los alumnos. También se busca propiciar la reflexión personal del alumno y el trabajo colaborativo. Para facilitar la interacción de los alumnos, las mesas del aula se dispondrán en forma de semicírculo, posibilitando que todos los alumnos se puedan ver las caras, creando con ello un clima de confianza que facilite la libre expresión de las opiniones y favorezca el  aprendizaje. Los recursos didácticos a emplear serán el ordenador con proyector, video, documento de discusión del tema, debate, y presentación de las conclusiones.

ACTIVIDADES

Sesión 1. El profesor hace una mínima presentación del tema y comprueba los conocimientos previos que tienen sus alumnos acerca del sexting; si han escuchado alguna vez el término sexting, ¿a qué les suena?, si han recibido o enviado alguna vez imágenes íntimas o conocen a alguien que lo ha hecho. Después de sondear el estado de la cuestión, el docente compartirá con sus alumnos el video de “Pantallas Amigas” sobre sextorsión:

Una vez visionado el documento, el docente explicará el concepto de sexting y las causas por las que se practica y produce, las diferencias entre sexting activo y pasivo, consecuencias que se derivan de su práctica como la sextorsión, concepto que también hay que definir. Después el profesor promoverá el debate y la exposición de los alumnos acerca de lo visto y comentado. Las palabras claves o ideas principales surgidas de la puesta en común serán anotadas de forma esquemática en el documento de discusión. La sesión se cierra con un juego de rol que permita que los alumnos ponerse en el papel de la víctima y del acosador.

Sesión 2. Comienza con un repaso de los conceptos vistos en la sesión anterior. Después, el profesor presenta un caso real de sexting. A partir del debate surgido en torno al caso real, y de forma conjunta, el grupo elaborará una serie de medidas a adoptar para prevenir las situaciones de sexting, así como una serie de pautas o decálogo para actuar ante un caso de acoso, chantaje o violencia sexual digital.

EVALUACIÓN

Métodos de evaluación: observación de la atención, comprensión y participación de cada alumno. Valoración del trabajo en equipo.

Criterios de evaluación: conocer qué es el sexting y por qué se produce. Comprender los riesgos que esta práctica implica. Desechar los tópicos y asunción del sentido crítico respecto del uso de la red. Asimilación de las responsabilidades legales que puede implicar el sexting. Poner en práctica medidas de prevención frente al sexting. Conocer los recursos y medidas de actuación ante un caso de sexting.

Seguridad Tic y menores de edad

Hacía más de un año que no accedía a este blog,  que abrí en su día con motivo de otro curso abierto masivo pensado para la formación de los docentes. Decía el poeta y profesor Hilario Barrero que volver adonde se ha sido feliz y adonde se ha regresado con frecuencia es como volver a la casa donde uno nació: por un lado un lugar seguro, por otro, un lugar donde nada es igual. Esa sensación contradictoria de felicidad por volver a casa, y de inquietud y temor ante los cambios que el tiempo produce siempre en los lugares queridos que hace tiempo que no visitamos, es la que hoy me invade a la hora de redactar estas líneas. Retomo el blog con ilusión, para aprender para luego poder enseñar,  con ganas de ponerme al día en un tema de tanta trascendencia para los menores y para todos aquellos que nos movemos en el mundo de la infancia y la juventud (ya sea como enseñantes, como padres o como ambos), como es el uso seguro de Internet y de las tics por parte de los menores. En este mundo global e hiperconectado, conocer los riesgos que entraña el uso de Internet para los menores, poder detectar las situaciones de peligro y tener los conocimientos y los medios necesarios para poder intervenir, resulta imprescindible para cualquier padre o educador.

En estos momentos no me considero capacitado para educar de forma efectiva en el uso de las tics a los menores, lo cual, dicho sea de paso, me produce bastante desasosiego. Soy consciente de mis carencias formativas y espero que este MOOC me permita adquirir los conocimientos y las destrezas necesarias para afrontar este reto con garantías. La brecha digital está abierta y estoy convencido de que sólo a través de la formación se podrá salvar.

 

Una historia con PLE

Esta es la historia de un encuentro, o para ser más exactos de un hallazgo, un hallazgo inesperado y muy placentero. Era la primera vez que en inscribía en un curso masivo y abierto, y no sabía muy bien lo que me iba a encontrar. Tengo que reconocer que iba con un poco de miedo, porque uno no era muy dado a eso de las tics. Las primeras tareas del curso me parecieron interesantes y me animaron a seguir adelante con el mismo. En estas fue cuando me lo encontré, o para ser exacto, el curso me lo puso ante los ojos. Resulta que, sin saberlo, yo tenía un PLE, un entorno personal de aprendizaje, que alimentaba de forma inconsciente. Animado por las actividades del curso, reflexioné sobre mi identidad digital, y entendí que mi PLE debía ser alimentado de forma consciente y coherente. La posibilidad de conocer a muchos docentes preocupados por la educación, y las herramientas puestas a mi disposición por los gestores del curso contribuyeron al enriquecimiento de mi entorno personal de aprendizaje, que se amplió con estrategias y herramientas para filtrar, curar  y compartir contenidos. La evolución de mi PLE se puede ver en el siguiente storify (pincha en la imagen):

Una historia con PLE

Reflexiones y valoración del curso

  • Me ha gustado mucho la dinámica del curso y la metodología empleada. Al comenzar, tenía mis dudas sobre mi capacidad para resolver satisfactoriamente las cuestiones y mi capacidad para trabajar en red, pero a medida que el curso fue avanzando aumentó mi seguridad y mi capacidad. El curso ha estimulado mi aprendizaje, mis capacidades y mi inteligencia digital. He aprendido a aprender, que señalaba un compañero.
  • Ha sido muy gratificante sentir la cercanía de los profesores del curso en la resolución de los problemas, así como disponer de abundante material de apoyo. Lo mismo cabría decir de los participantes, docentes siempre solícitos a echar una mano, a resolver dudas, cuando las cosas se tuercen.
  • No soy docente en activo, pero la realización del curso me ha servido para reforzar mi vocación de enseñante, y me ha permitido ampliar mis círculos de relación con el mundo de la enseñanza. Ha sido muy gratificante constatar que hay muchos profesores enganchados a la docencia y muy preocupados por ofrecer una enseñanza de calidad, arriesgándose a innovar, a echar horas en formarse, a complicarse la vida pensando cómo enseñar mejor a sus alumnos y cómo facilitar el aprendizaje de éstos.
  • En conjunto mi valoración del curso ha sido muy positiva y enriquecedora.

Respecto de las cuestiones que, a mi modo de ver, trataría de mejorar o que menos me han satisfecho señalaría:

  • La duración estimada del curso. El curso se queda corto con 30 horas. Las primeras prácticas se resolvían con relativa facilidad y prontitud, pero a medida que el curso fue desarrollándose, al menos en mi caso, las horas de dedicación crecieron notablemente.
  • La forma de evaluación entre pares no termina de convencerme, y eso que no tengo queja de las calificaciones de mis compañeros, que han sido muy generosas, quizás demasiado. Es muy probable que algún compañero se haya sentido injustamente evaluado.
  • Sería interesente, que se pudiese expedir una certificación oficial, me parece que la calidad del curso y el esfuerzo lo merecen.

Quiero terminar este artículo agradeciendo las aportaciones y la colaboración desinteresada de los compañeros que, sin pretenderlo si quiera, han enriquecido mi PLE, esa sombra que llevaba prendida a mí sin advertir su presencia.

Un encuentro más que esperado. #RadioMOOCafé

El jueves 20 de febrero, siguiendo con la dinámica del curso Entornos Personales de Aprendizaje PLE, me sumé a una experiencia novedosa para mí, un #Moocafé, un encuentro el que debatir con otros compañeros del curso acerca de la educación, más en concreto, sobre la educación del siglo XXI. Dada la imposibilidad de asistir a uno de los encuentros personales, decidí aceptar la invitación de la compañera Olga Martín @olgamargón, y participar, vía Twitter (con el hashtag #RadioMOOCafé), en el debate suscitado a partir del programa de radio dirigido por ella misma en Educa en Digital-Radio3w, y que contó con la participación de los profesores Chema Lázaro, Mónica Carrillo, Diego Villanueva y David Muñoz.

El programa, que se puede escuchar íntegramente pulsando aquí, resultó especialmente interesante, al igual que las aportaciones de los compañeros. La alta implicación de los participantes vía Twitter animó el debate, convirtiéndolo en una experiencia excitante y muy enriquecedora. Las reticencias del profesor ante los cambios tecnológicos (¿tiene el profesor miedo al cambio?), la necesidad de que los profesores de un mismo ciclo caminen juntos en el uso de las tics, el uso de las tics en el aula (¿si nos alumnos son usuarios cotidianos de las nuevas tecnologías por qué no usarlas en el colegio?), la necesidad de educar a los alumnos en el uso de las nuevas tecnologías como herramientas digitales, la colaboración de los centros y de los padres en el cambio de paradigma, fueron algunos de los puntos que hicieron saltar el time line de muchos de los participantes. 

Llegados a un punto, se abordó el tema de los cambios que necesitan los colegios, tanto como soportes físico como en su dimensión organizativa, para adecuarse a la nueva realidad. Los docentes se suman a la ola tics, y sienten la necesidad de que el centro les respalde @aliciateacher; están dispuestos a mojarse aprendiendo “las tics no son tecnología, son pedagogía” @juanvalinho, pero la respuesta al cambio no puede ser aferrarse a los libros y a la pizarra. Por cierto, ¿son los libros objetos de museo como tuiteaba Olga Martín?.

Otro tema interesante abordado en el programa radiofónico y debatido por los participantes del #RadioMOOCafe, fue el relativo a las clases invertidas o flipped classroom. Los maestros integrantes de la tertulia radiofónica compartieron sus experiencias en esta nueva práctica educativa, y los compañeros subieron a Twitter sus apreciaciones y sus dudas, como por ejemplo, quién forma a los padres para acompañar a sus hijos en el aprendizaje a partir de las clases invertidas. Víctor Fernández y Tere Plana, lo tenían muy claro: “en centro tiene medios, escuela de padres”, “talleres en el centro para la comunidad educativa”.

El tiempo se pasó en un suspiro, y para muestra dejo mi storify del evento. Fue reconfortante comprobar, una vez más, la cantidad de docentes que hay comprometidos con la enseñanza, con la enseñanza del siglo XXI, con la enseñanza que demandan alumnos que son nativos digitales y que deben ser educados con métodos y pedagogías del siglo XXI. Algo se mueve en la escuela…los baluartes de la ciudadela educativa, esa que pretendía recluir a los alumnos en la seguridad seráfica de otros tiempos, comienzan a agrietarse. Horadando los muros ya hay muchos docentes que están recuperando la ilusión, que se esfuerzan, día a día, para formarse, que se complican la vida con Twitter, con Facebook, con Youtube, con Diigo, con Scoop.It, con Storify, para afrontar los retos de la nueva escuela, de esa de la que se sienten protagonistas junto con sus alumnos. Una vez más, enfrentados al reto apasionante de educar.

Finalizo con una foto de familia, cortesía de Olga Martín, de los participantes en este apasionante RadioMOOCafé.

Participantes RadioMOOCafe

Más allá de la agregación de contenidos. Conten curation

Instalados en el mundo del vértigo digital, abrumados como estamos por el exceso de información, aquello que algunos han definido como infoxicación, era de esperar que surgiese una figura, que de algún modo, paliase, al menos en parte, nuestros males. Esta figura es el curador de contenidos o conten curator, exitoso término acuñado en 2009 por el experto en marketing Rohit Bhargava. Pero, realmente, un curador de contenidos ¿qué es?. Como se detalla en la infografía que acompaña el artículo, un curador de contenidos es aquella persona que busca contenidos en la red que sea relevantes para su comunidad, los filtra, los agrupa y enriquece con aportaciones propias para luego compartirlos. Se trata pues, de una figura emergente, y de creciente importancia para la comunidad, por cuanto facilita el acceso a la información de interés, evitando pérdidas de tiempo inútiles. El conten curator es, por así decirlo, una suerte de mediador entre nosotros y la información, cuya función es desbrozar la maleza informativa para que podamos encontrar el camino. Pero si además de filtrar la información, le añade una carga de significación extra, generando un plus valor, el curador de contenidos se convierte en un facilitador de conocimiento.

Para que el trabajo del curador de contenidos sea relevante, éste debe tener una serie de cualidades o atributos básicos:

1.- Debe dominar el tema sobre el que trabaja y tener capacidad y criterio para filtrar la información.

2.- Debe ser un buen lector y redactor, curioso y con sentido crítico para desechar contenidos banales.

3.- Debe tener capacidad de síntesis y estar predispuesto a dejar siempre su toque personal.

Según el profesor David Álvarez, el curador de contenidos no se puede quedar en la simple agregación, debe ir un paso más allá y asumir el rol de storyteller o contador de historias.

Las fases de un proceso de curación de contenidos, las herramientas que se pueden emplear para ello, así como las actitudes que un curador debe evitar, se presentan gráficamente en la siguiente infografía realizada con Piktochart, recurso éste el de las infografías de gran utilidad en la enseñanza por su capacidad para sintetizar y presentar de un modo atractivo y fácilmente comprensible por los estudiantes, conceptos e ideas complejas.

Curación de contenidos

A modo de conclusión, me gustaría apuntar un par de cuestiones respecto de la aplicación de la figura del curador de contenidos en la enseñanza. Comparto la opinión de otros compañeros como Juan Valiño o Juan Francisco Hernández, quienes piensan que desde siempre el maestro ha sido un curador de contenidos, que ha dedicado mucho esfuerzo y muchas horas a buscar, filtrar, preparar y compartir información con sus alumnos. Sin embargo, es evidente que los modos de acceder a la información han cambiado, y es obligatorio que el docente adquiera la competencia necesaria para hacerlo, y de un modo eficaz, en el entorno digital en el que vivimos, no sólo nosotros, sino principalmente el alumnado.