Una historia con PLE

Esta es la historia de un encuentro, o para ser más exactos de un hallazgo, un hallazgo inesperado y muy placentero. Era la primera vez que en inscribía en un curso masivo y abierto, y no sabía muy bien lo que me iba a encontrar. Tengo que reconocer que iba con un poco de miedo, porque uno no era muy dado a eso de las tics. Las primeras tareas del curso me parecieron interesantes y me animaron a seguir adelante con el mismo. En estas fue cuando me lo encontré, o para ser exacto, el curso me lo puso ante los ojos. Resulta que, sin saberlo, yo tenía un PLE, un entorno personal de aprendizaje, que alimentaba de forma inconsciente. Animado por las actividades del curso, reflexioné sobre mi identidad digital, y entendí que mi PLE debía ser alimentado de forma consciente y coherente. La posibilidad de conocer a muchos docentes preocupados por la educación, y las herramientas puestas a mi disposición por los gestores del curso contribuyeron al enriquecimiento de mi entorno personal de aprendizaje, que se amplió con estrategias y herramientas para filtrar, curar  y compartir contenidos. La evolución de mi PLE se puede ver en el siguiente storify (pincha en la imagen):

Una historia con PLE

Reflexiones y valoración del curso

  • Me ha gustado mucho la dinámica del curso y la metodología empleada. Al comenzar, tenía mis dudas sobre mi capacidad para resolver satisfactoriamente las cuestiones y mi capacidad para trabajar en red, pero a medida que el curso fue avanzando aumentó mi seguridad y mi capacidad. El curso ha estimulado mi aprendizaje, mis capacidades y mi inteligencia digital. He aprendido a aprender, que señalaba un compañero.
  • Ha sido muy gratificante sentir la cercanía de los profesores del curso en la resolución de los problemas, así como disponer de abundante material de apoyo. Lo mismo cabría decir de los participantes, docentes siempre solícitos a echar una mano, a resolver dudas, cuando las cosas se tuercen.
  • No soy docente en activo, pero la realización del curso me ha servido para reforzar mi vocación de enseñante, y me ha permitido ampliar mis círculos de relación con el mundo de la enseñanza. Ha sido muy gratificante constatar que hay muchos profesores enganchados a la docencia y muy preocupados por ofrecer una enseñanza de calidad, arriesgándose a innovar, a echar horas en formarse, a complicarse la vida pensando cómo enseñar mejor a sus alumnos y cómo facilitar el aprendizaje de éstos.
  • En conjunto mi valoración del curso ha sido muy positiva y enriquecedora.

Respecto de las cuestiones que, a mi modo de ver, trataría de mejorar o que menos me han satisfecho señalaría:

  • La duración estimada del curso. El curso se queda corto con 30 horas. Las primeras prácticas se resolvían con relativa facilidad y prontitud, pero a medida que el curso fue desarrollándose, al menos en mi caso, las horas de dedicación crecieron notablemente.
  • La forma de evaluación entre pares no termina de convencerme, y eso que no tengo queja de las calificaciones de mis compañeros, que han sido muy generosas, quizás demasiado. Es muy probable que algún compañero se haya sentido injustamente evaluado.
  • Sería interesente, que se pudiese expedir una certificación oficial, me parece que la calidad del curso y el esfuerzo lo merecen.

Quiero terminar este artículo agradeciendo las aportaciones y la colaboración desinteresada de los compañeros que, sin pretenderlo si quiera, han enriquecido mi PLE, esa sombra que llevaba prendida a mí sin advertir su presencia.